GALERIA


"España adoptó una postura blanda frente al reclamo del galeón San José"

"No han faltado genios que proponen utilizar el tesoro para pagar la deuda externa o el post-conflicto con las FARC"

 

Sigue vivo el debate en Colombia entorno al rescate del mítico Galeón San José, que se hundió en 1708 frente a las costas de Cartagena de Indias, con un tesoro fabuloso. Para el abogado Juan Carlos Moncada, del despacho Moncada Asociados de Bogotá, que ha estudiado a fondo el conflicto jurídico que se avecina, la actitud que de España frente a sus derechos sobre el pecio es incomprensible.

 

P. ¿Está claro, como insiste Juan Manuel Santos, que el tesoro es colombiano y nadie puede reclamar?

 

R. España se creyó la leyenda negra del Descubrimiento de América, se embelesó con la idea de que solo trajo desolación y esclavitud. Ese prejuicio ha hecho que plantee en este debate sobre el Galeón San José una postura blanda, tímida. Si le fuéramos a dar vía libre al alegato de que España no puede reclamar, tampoco Colombia podría reclamar el Galeón por la misma razón. Deberían entregárselo a las comunidades afrocolombianas e indígenas de Bolivia, Perú, Panamá y el Caribe, no al Estado colombiano.

 

P. El galeón hundido era propiedad de España, tanto la carga como la nave, y las riquezas procedían de Bolivia, Perú y Panamá. Los fallecidos eran también españoles...

 

R. Ciertamente. Y las aguas (donde apareció) y América, desde el punto de vista técnico legal, no era un país distinto a España, no era una colonia. En segundo lugar, no sé que espera España para pedirle a la Unesco la declaración de bien Patrimonio de la Humanidad, ya que suscribió los instrumentos internacionales para proteger el patrimonio sumergido. Y no sé qué espera Colombia para pedirle a la Unesco lo mismo.

 

P. Pero Santos presentó una posición muy firme de que en ningún caso compartiría lo descubierto con otro país, solo con la empresa que le ayudará a rescatarlo. ¿Es como si lo vieran como un botín político en lugar de cultural?

 

R. Colombia se dejó hechizar por la fiebre del oro. No tenemos una ley de protección de patrimonio sumergido sino una ley sastre para reflotar el Galeón San José que solo piensa en riquezas, en lingotes y monedas de oro. Esa fiebre con el San José es tan evidente que no han faltado genios que propongan utilizar el tesoro para pagar la deuda externa o el post-conflicto con FARC. Se ha visto como un botín, como un cofre de bisutería fina que hay que repartir de alguna manera. Y es vergonzoso que esa ley oficialice una comisión de rescate del 10% para el Instituto Colombiano de Antropología e Historia.

 

 

Articulo que completo Aqui