GALERIA


Colombia debería revisar su papel como Estado fundador y miembro de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR). Desde la posguerra el boom del multilateralismo a través de las cumbres, conferencias y organizaciones internacionales ha servido para estrechar lazos de cooperación, amistad y el desarrollo de objetivos comunes en diferentes ámbitos.

 

La diplomacia multilateral ha abierto las puertas a un mundo más tecnificado y menos rígido o protocolario en lo que tiene que ver con agendas de política exterior conjunta, lo que ha permitido avanzar en temas tan diversos como la banca multilateral, la paz y seguridad internacionales, la democracia, el medio ambiente, la educación, la ciencia, la justicia internacional y la cultura.

 

En este contexto nace en nuestra región la UNASUR como un esfuerzo conjunto entre en grupo de Estados que compartían una historia común, un espacio geográfico definido, unos anhelos legítimos, unos valores similares, y el deseo de construir - de manera participativa y consensuada -, un espacio de integración y comunidad, otorgando prioridad al diálogo político, la inclusión social y la participación ciudadana, fortaleciendo la democracia y reduciendo las asimetrías en el marco del fortalecimiento de la soberanía e independencia de los estados. (Art. 2 del Tratado Constitutivo).

 

- Contenido completo Aqui (Pag.5)